La frase que esbozó el ex presidente Néstor Kirchner sigue tan actual como hace 12 años. Pasó el tiempo, y Clarín sigue con el mismo odio descargando su artillería mediática en busca del condicionamiento que no encontrará, porque “el amor vence al odio”.

“Crece la polémica por el uso político de la vacunación”, titula en su tapa Clarín, ilustrada con una foto de un militante de la Agrupación La Cámpora. “Polémica” que busca generar en sus líneas malestar social en plena pandemia mundial. Una muestra más de su preocupación, no por los intereses de una sociedad mejor y solidaria, sino por sus propios intereses políticos y empresariales.

Este nuevo ataque de Clarín no es a una agrupación política, es a la militancia y al trabajo social que Todos realizamos cada uno desde nuestro lugar. Un ataque que busca estigmatizar a la militancia, al trabajo que cada uno de nosotros realizamos diariamente en busca del bien común. Una tarea solidaria que busca ser avasallada por los espurios intereses de un grupo mediático que siempre supo estar contra el pueblo, como lo hizo siempre, hasta bancando crueles y aterradoras dictaduras militares en contra de la militancia y el trabajo solidario.

Y como lo hizo siempre, Clarín suma confusión y aporta su granito de desinformación para seguir socavando a un pueblo que quiere salir a flote, después de cuatro años de desastre social, de destrucción del aparato productivo y un fuerte incremento de la pobreza que dejó el gobierno de su socio Mauricio Macri.

No es casual que constantemente se machaque las acciones de gobierno que impulsa el Frente de Todos.

No es casual que se ataque a la Agrupación política La Cámpora, conducida por el compañero Máximo Kirchner.

No es casual que un nuevo ataque de Clarín se produzca a horas de la reglamentación de la ley que impulsó el “Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas” para ayudar a afrontar las consecuencias de la pandemia. Aclarar, que el “Aporte” deberá ser pagado por única vez por alrededor de 11.855 personas, con fortunas que superan los 200 millones de pesos, en tiempos en que casi el 50 por ciento del país es pobre.

No es casual que Clarín ilustre la nota con una imagen de militantes de La Cámpora.

No es casual que esa imagen diga Avellaneda.

No es casual que Clarín utilice sus medios y busque atacar a la compañera Cristina Fernández de Kirchner.

Nada de todo esto es casual.

Y como dice el compañero metalúrgico Adrián Pérez: “Y si La Cámpora milita la vacuna no debe haber polémica, sino orgullo de argentino por ver qué una agrupación política, en la que su inmensa mayoría son jóvenes, milita el salvar vidas”.

Agrupación 17 de Noviembre