De forma violenta, rompiendo el portón principal y vidrios del edificio municipal, gremialistas de ATE quisieron discutir paritarias con las autoridades municipales. Hecho que fue fuertemente repudiado por el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y el jefe de Gabinete local, Diego Kravetz.

A través de las redes sociales, Grindetti no dudó en mostrar las dos realidades que sucedían en el distrito que gobierna. Acompañado de imágenes, el mandatario comunal afirmó: “Hoy es uno de esos días donde se ven las dos caras de la misma moneda. Por un lado, cientos de trabajadores municipales brindando servicios a nuestra comunidad. Lo que vinimos a hacer desde el primer día que asumimos en 2015”.

“Por el otro, un grupo de inadaptados que el único propósito que tienen no es discutir paritarias si no, romper todo y joderle la vida a los demás. Una metodología violenta y vetusta”, dijo.

Y finalizó su hilo de twitter señalando que “A mí no me van a mover un centímetro de esta manera. Podemos dialogar todo lo que haga falta, pero no se olviden que estoy acá para que los vecinos de @lanusmunicipio  reciban un servicio acorde al que merecen. A mi no me van a llevar a las patadas.”

En tanto, Kravetz aseguró: “Con violencia no se logra nada. Esta mañana un grupo de personas identificadas con el sindicato ATE de Quilmes, Avellaneda, Lomas de Zamora y Lanús rompieron el Palacio Municipal con la excusa de "discutir paritarias". Lo único que hicieron fue joderle la vida a los vecinos.”

“Queremos avisarle al gremio que los trabajadores del municipio no se sienten representados ni identificados con estas prácticas. Nadie nos va a imponer un reclamo de forma violenta. Cuidamos y defendemos los intereses y las necesidades de los lanusenses, no de los patoteros”, concluyó.