Sin dudarlo, oficialistas y opositores coincidieron en aprobar la concesión de una fracción del predio y las instalaciones del Pejerrey Club. Proyecto que se transformó durante la sesión ordinaria que estableció que la concesión será por 20 años, con la posibilidad de ser prorrogable por única vez.

El primero en tomar la palabra fue el edil opositor Guillermo Galetto, quien afirmó que “adelantamos el acompañamiento del proyecto del Pejerrey. Es bueno decirlo en voz alta, porque es bueno decir que se privatiza el Pejerrey para que genere empleo. Celebro esta mirada hacia lo privado, porque es lo que genera empleo. Desde Quilmes es el camino de generar trabajo genuino. Basta de pobres, de planes. Basta de ir en contra del pobrismo. Lo celebramos. En la Ciudad de Buenos Aires el Frente de Todos están constantemente acusando, pero cuando te toca gobernar es importante la inversión privada”.

Ante las palabras vertidas por Galetto, el presidente del bloque Ariel Burtoli no dudó en marcar su posicionamiento: “Celebro que la oposición acompañe el proyecto del Pejerrey. En ningún momento rechazamos la inversión privada. Los gobiernos peronistas siempre han impulsado la inversión privada, y eso fue generado por el Estado”.

El Proyecto

En su artículo primero, se establece: “Otórguese permiso de uso, ocupación y explotación al PEJERREY CLUB de Quilmes, Reconocimiento Municipal Nº 4091-20240-C-88, sobre una fracción del predio ribereño y sus instalaciones, ubicado en la intersección de las Avenidas Cervantes e Isidoro Iriarte, y que como ANEXO I integra la presente, por el plazo de 20 (veinte) años, prorrogable por única vez por 10 (diez) años a contar desde el Acta de entrega.

Dicho permiso se supedita exclusivamente al cumplimiento de las actividades contempladas expresamente en su estatuto social, bajo sanción de decretar su revocación sin derecho a indemnización alguna”.

Mientras que el artículo segundo señala: “Autorizase al Departamento Ejecutivo Municipal a concesionar el uso, ocupación y explotación sobre una fracción del predio ribereño y sus instalaciones, ubicado en la intersección de las Avenidas Cervantes e Isidoro Iriarte, y que como ANEXO II integra la presente, por el plazo de 20 (veinte) años a contar desde la efectiva ocupación o acta de entrega, lo que ocurra primero, prorrogable por única vez por el plazo de 10 (diez) años”.

En tanto, los parámetros para la concesión establece que la elección del concesionario será a través de Licitación, facultándose al Departamento Ejecutivo a la adjudicación, en caso de existir un único oferente, siempre que la oferta resulte ventajosa para los intereses comunales.

“La documentación licitatoria debe establecer los aspectos técnicos del proyecto, contemplar su vinculación con el valor patrimonial existente, como un conjunto paisajístico, y determinar los lineamientos y factores a considerarse para la evaluación de las ofertas, que necesariamente, entre otros criterios debe priorizar la calidad del proyecto cultural, comercial, gastronómico y/o recreativo y el canon ofertado, con el objeto de seleccionar la oferta más conveniente para el interés público”, indica la ordenanza.

Anteriormente, los ediles aprobaron una minuta de comunicación por la que se busca conocer detalles de la instalación de una oficina del Patronato de liberados en el Centro de Estudios Pedagógicos, Sociales y Ambientales, que estaría vinculado el funcionario comunal Walter Ornazabal.

Sobre tablas, el cuerpo sancionó la prórroga de Emergencia en Seguridad por seis meses, la prórroga de licencia hasta fin de año de Facundo Gaitna, y la adhesión al proyecto de Ley Alcohol Cero, entre otros.