En polìtica, los roles de los hombres y mujeres suelen cambiar periódicamente. Dirigentes que suben y bajan su cotizaciòn, internas que se ganan o pierden, manejo de caja, etcètera. Dentro de la UCR de Quilmes, estàn pasando cosas. Por ejemplo, quien fuera secretario de Cultura y Educación en la Gestión Molina en Quilmes, Ariel “Bicho” Domene (derecha) volvió a su antiguo amorío, el entorno del diputado provincial, Fernando Pèrez Gresia, a quien habìa dejado para seguir cobrando como funcionario, cuando Fernando “El Petiso” Pérez Gresia fue eyectado de la Secretaría de Gobierno de Martiniano.

Pero en política, el tiempo todo parece acomodarlo, y aquello hoy pareciera sepultarlo. Cada vez con menos poder debido a que le fueron comiendo punteros, militantes y dirigentes intermedios, a Domene sólo le responde Luis Pulen, un joven con poco arraigo partidario que supo ser su segundo en la Municipalidad. Hoy ni siquera su ex mujer. Daniela Coversano, y mucho mas su mano derecha hasta hace unas semanas, Omar “El Gordo” Sanabria (foto izquierda), le responden y obedecen.

“Omar le dice a todo el mundo que èl habla directamente c0n el Petiso por el tema de los fierros que necesite para la interna”, dijo un correligionario bien informado. Y es cierto, Omar conoce a Pèrez mucho antes que Domene, y Sanabria tiene trato directo con el primer precandidato a concejal, con quien habla de los temas que sea. Dicen que la prueba de fuego del “Gordo” serà en el cierre de campaña de Manes en Quilmes, ya que le informaron que debe llevar varios micros llenos, y eso cuesta plata. A esta altura todos saben de donde baja.

Mientras tanto a Domene lo siguen entreteniendo con su relaciòn con la prensa, llamando y atendiendo a periodistas para los actos de Fernando y de Facundo.

Este último salto o regreso al Perismo, a Domene le está costando de pasar de Bicho a bichito…