Las autoridades nacionales analizaron activar los trabajos que estuvierono ralentizados para generar un impacto social y ambiental en la Cuenca Riachuelo. Obra que incorporará a incorporar a 1.5 millones de vecinos a la red cloacal

  La presidenta de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), Malena Galmarini, recorrió la obra Sistema Riachuelo junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; y el flamante titular de la Autoridad Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), Martín Sabbatella. Encuentro en el que los funcionarios coincidieron en la necesidad de volver a activar una obra que estuvo ralentizada y hacer hincapié en su impacto social y ambiental.

El Sistema Riachuelo permitirá mejorar la prestación del servicio a más de 4.3 millones de personas y, en un futuro, incorporar a 1.5 millones de vecinos a la red de cloacas. Consiste en una gran ampliación del sistema troncal de cloacas en el área metropolitana de Buenos Aires. Esta obra va a permitir solucionar integralmente la capacidad de transporte de desagües cloacales en el área metropolitana, lo que ayudará a optimizar la calidad del servicio y evitar la contaminación del Riachuelo por efluentes cloacales.

La visita fue guiada por Marcela Alvarez, Directora de la Obra Sistema Riachuelo. Durante el recorrido, descendieron más de 40 metros bajo tierra hasta llegar al Emisario, el túnel que irá por debajo del agua volcará los líquidos ya tratados al Río de la Plata, a 12 km de la costa.

“Hay que hacer una fuerte inversión, porque todos estos años estuvo ralentizada. Esta obra no solo es para los que estamos sino para los que vendrán, ya que es intergeneracional. Es importante el impacto social con financiamiento del Estado e internacional, un ejemplo en el mundo”, explicó Galmarini.

Asimismo, la funcionaria destacó la creación de puestos de trabajo con foco en la paridad de género: “En el pico máximo de la obra va a haber 1500 trabajadores y entre ellos esperamos que haya muchas trabajadoras, incluso la dirección está a cargo de una mujer, Marcela Alvarez. La obra pública da trabajo y motoriza la economía de un país. Entre todos vamos a poner a la Argentina de pie”.

En referencia a la obra, Cafiero expresó que “buscamos cambiarle la calidad de vida a millones de argentinos, es una obra que impacta en el conurbano y en la Ciudad de Buenos Aires. Se ralentizó durante estos últimos 4 años, pero es nuestra prioridad volver a ponerla en marcha”.

Mientras tanto, Katopodis sostuvo que “es un respaldo a toda la política de inclusión y equidad que viene llevando adelante el gobierno de Alberto Fernández, con la decisión firme de que las obras son de los vecinos, de cada argentino y argentina, que con su esfuerzo permiten que las inversiones se hagan realidad, junto con un Estado presente.”

Al finalizar, Sabbatella explicó la importancia de la obra para la Cuenca manifestando que “es una obra impactante que hace a la calidad de vida y a la salud. Se trata de un trabajo interdisciplinario porque el saneamiento de la cuenca necesita un abordaje integral”.

Participaron también de la visita a la obra: autoridades de AySA, el director General Operativo, Alberto Freire; el director de General y Técnica, Fernando Calatroni; el director General Administrativo, Patricio D´Angelo Campos; funcionarios de ACUMAR y de la Municipalidad de Avellaneda, entre otros.