Así quedará por el momento la Defensoría del Pueblo de Quilmes. El hecho genera preocupación, principalmente en algunos sectores de la oposición, quienes ven la pérdida de independencia a la hora de defender los intereses de los vecinos. Hecho que ante una necesidad, muchos derivan la denuncia ante la Defensoría del Pueblo de la Provincia. Situación que genera numerosos inconvenientes a la ciudadanía. Destacar que la responsabilidad para que se vuelvan a ocupar los cargos quilmeños en la Defensoría del Pueblo depende, sí o sí, de un acuerdo político que está bastante verde, y de la designación del Concejo Deliberante que preside Fabio Báez. Cargos que deben ser cubiertos por la oposición.