Primero fue cuando desde su banca de diputada nacional declaró peligorsamente al dióxido de claro como pócima excelente para combatir el coronavirus, luego le erró en sus declaraciones con los viajes de las vacunas vía Aerolíneas Argentinas, los dislates y pifies de Mónica Frade siguieron hasta que hace algunas volvió al ruedo.

En las redes sociales, la denunciadora serial quilmeña posteó:

“El Presidente Decreta que el Instituto Patria pasa a ser un organismo desconcentrado en la orbita de la Secretaria Gral de la Presidencia.
Mientras nos distrae con insultos, nos lapida.
No nos distraigamos.
Firma: una imbecil orgullosa de serlo”.
La ignorancia, sumado al odio, que profesa la legisladora hizo que confundiera el “Instituto Patria” con “Casa Patria Grande”, provocando humoradas, gastadas y todo tipo de situaciones ridículas que la expusieron aún más. A los minutos tuvo que salir a desdecirse…