Los trabajadores del Departamento Judicial Quilmes denunciaron que se encuentran trabajando en condiciones insalubres, situación que lógicamente no permite un desenvolvimiento normal de la actividad judicial con todo lo que ello trae aparejado.
“En el quinto piso de la sede de Penales no funciona el aire acondicionado, estamos con las ventanas cerradas ante el riesgo de los murciélagos y no tenemos agua”, explicó una fuente al portal Data Judicial, que dirige el periodista Guillermo Troncoso.
Misma situación viene denunciando desde hace años la AJB en distintas dependencias como las de Florencio Varela; donde tampoco los empleados y funcionarios cuentan con refrigeración y el trabajo es insostenible ante las altas temperaturas.
Otro de los graves problemas son las filtraciones que se dan en la construcción, ya que la loza como los techos cuentan con roturas que hacen que el riesgo de electrocución también esté latente para los que trabajan a diario en esas condiciones.