La Lista 6 Multicolor de las elecciones de la CTA de los Trabajadores de Quilmes denunció varias irregularidades, algunas de ellas causal de impugnación.

    Olga Villarreal sostuvo: “Como venimos denunciando la Junta Electoral no nos entregó los padrones de mesa con lo que es casi imposible controlar la votación. Además incumplieron un acuerdo labrado en acta para que los fiscales puedan votar en las mesas donde desarrollan esa función y por eso tienen que irse a otras mesas a sufragar, dejando las urnas sólo controladas por el oficialismo. Es más, tenemos casos de fiscales que son además candidatos y no pueden votar porque ahora no figuran en padrón”.

  “Otro tema polémico que ya se había denunciado es el de las urnas volantes que a pesar de nuestros pedidos no tenían un cronograma por lo que los compañeros no sabían a qué hora, ni dónde ir a votar. Como consecuencia de esto la mayor parte de las mesas de docentes y estatales tienen cantidades ínfimas de votantes. Además hubo una urna que impugnamos porque no le dejaron acompañarla a nuestro fiscal y quedó sólo en manos del oficialismo. De esta manera se está confirmando el fraude que veníamos denunciando. La participación de ménos del 10 % del padrón entre docentes y estatales es una verdadera impugnación de hecho” Sebastián Medina.

   Para terminar Carlos Musante agregó: “Con estas maniobras fraudulentas la conducción de Yasky y Baradel quiere mantener a toda costa una CTA inofensiva contra el ajuste de Macri, ajena a la gran lucha de los estudiantes, los estatales y docentes, y totalmente funcional a los intereses electorales del  kirchnerismo y el PJ”.