Pacientes diabéticos denuncian que el Hospital de Quilmes no entrega insulina, droga fundamental a quienes la requieren para mantener sanos y vivos.

Eliseo, uno de los pacientes; indicó a éste medio que “hace un año que estamos con este problema, pero ahora se ha agudizado mucho y con la pandemia estamos sufriendo más por todos los inconvenientes que se nos plantea”.

El vecino contó que “fui el martes a las 12 de la noche para hacer la cola. Al rato ya era de una cuadra y media en la calle porque con el tema del Covid; no podemos pasar adentro; y me dieron 2 lapiceras (una ampolla con jeringa) que apenas si alcanza para dos días”.

Los diabéticos son enfermos de mucho riesgo en caso de Covid. La diabetes es una de las dos patologías que más muertos ha producido por el contagio del coronavirus. Pese a semejante riesgo, se los obliga a hacer largas colas en cercanías del Hospital, viajar en colectivos o remís tres o cuatro veces en el mes para obtener dosis que no cubren ni siquiera el mínimo que se requiere. “Nos ponemos menos para que nos rinda y así la estiramos” –dice Eliseo cuando preguntamos cómo hacen frente a la escasez de la droga; conciente que esa decisión lo puede dejar ciego, llevarlo a la amputación de una pierna o directamente a la muerte.

“El Director del Hospital nos dice que ellos no tienen la culpa. Que no le mandan insulina desde Región VI en Lomas de Zamora, y cuando vas ahí; te dicen que el Ministerio de Salud no les entrega” –señala Eliseo.

Un frasco de insulina cuesta 2.500 pesos y alcanza en promedio para las dosis de 10 días. Inalcanzable para la mayoría de los pacientes de esta enfermedad, que dificulta a quienes la padecen de conseguir un trabajo y por ende carecen de obra social.

Ellos integran el programa Prodiaba (ex PROFE), que ya ha sido motivo de muchas críticas y denuncias por no cubrir remedios, prótesis o tratamientos de quienes son obligados a incorporarse cuando hacen el certificado de discapacidad.

Eliseo agrega que el problema no es sólo del hospital de Quilmes. En el resto de los nosocomios provinciales tiene la misma carencia de insulina. Lo sabe porque los pacientes se organizan en grupos de WhatsApp donde intercambian la información sobre el tema.

La ley 6.715 ha creado el  “Programa Provincial de Prevención y Asistencia al Diabético”, que obliga al Estado a proveer insulina de forma gratuita a las y los pacientes insulinodependientes, además de asegurar “la provisión gratuita de todo lo necesario para el buen tratamiento de los diabéticos indigentes.

Sin embargo –como en tantas otras obligaciones estatales- la ley no se cumple y miles de personas son arrojadas a la desesperanza.