Más allá de ciertas chicanas que hacen al folclore de la política, la última sesión ordinaria virtual del HCD de Quilmes dejó mucho que desear. Por momentos, el debate por las formas terminó transformándose en un triste circo, en el que hasta el propio presidente del Concejo Deliberante, Fabio Báez, no pudo evitar participar.
A diferencia de otros encuentros, absolutamente ninguna de las minutas presentadas fueron aprobadas. Tanto el oficialismo como la oposición no pudieron imponer sus proyectos durante el espacio de minutas de comunicación.
Durante la sesión, la edil del GEN, Gabriela Fernández, fue determinante para que la oposición no logre imponer sus pedidos de informes o solicitudes al Ejecutivo municipal, como el que se produjo para que se pida por el faltante de insulina a pacientes del Hospital de Quilmes, a cargo de la Provincia. El caso de Gaby Fernández va a ser testigo para seguir de cerca de ahora en más el mapa del HCD que puede llegar a fortalecer al oficialismo en temas sensibles.
Cero respuestas a simples pedidos
En otro de los casos se bloqueó la solicitud de simples pedidos de luminarias, como también la reparación de baches, en distintos puntos de la ciudad. Un encontronazo político que dejó -otra vez- en claro que los únicos afectados vuelven a ser los vecinos. A la inversa, se bloqueó el repudio por el espionaje de la AFI que realizó sobre dirigentes políticos y sociales de la ciudad que es investigado por el Juez Ramos Padilla, entre otros temas, y del que El Suburbano fue uno de los poquísimos medios regionales que le dio suma importancia a la gravedad del hecho.
Una coincidencia
Lo única coincidencia legislativa que hubo el último martes se mantuvo en los despachos de las comisiones deliberativas, donde el cuerpo aprobó una serie de proyectos en el que se destaca “la donación realizada por la organización CRUZ ROJA ARGENTINA, en virtud del Convenio de Donación Nº 130, de cien (100) termómetros digitales infrarrojos, cuyo valor total asciende a la suma de pesos un millón quinientos mil ($1.500.000,00), destinados a apoyar la respuesta local contra la Pandemia de COVID-19”.

Ojalá, que en el próximo encuentro todo vuelva a la normalidad y finalmente se legisle en pos de la comunidad, y que tampoco una simple luminaria pueda negársele a ningún vecino.