A través de las denuncias vecinales, y con el objetivo de que se respeten las medidas dispuestas para contrarrestar la segunda ola de COVID-19, la Municipalidad de Berazategui desarticuló una fiesta clandestina en Ranelagh, de la que participaban unas 300 personas. Además, se clausuraron tres kioscos por no respetar el horario de actividad comercial.

En la zona de la calle 356 y 303 se llevaba a cabo un encuentro social ilegal, por lo cual inspectores municipales, con el apoyo de Prefectura Naval Argentina, se acercaron al domicilio y le pusieron fin. El evento no cumplía con las normas establecidas para realizar encuentros sociales en el marco de la pandemia.

Por otro lado, desde la Secretaría de Trabajo, Habilitaciones e Inspecciones Comerciales e Industriales y Bromatología municipal informaron que los tres kioscos clausurados incumplían las restricciones para la atención comercial impuestas por los Gobiernos nacional y provincial. Los mismos están ubicados en calle 139 entre 51 y 51 B; en Av. de los Autonomistas Nº 2786; y en 133 Nº 2258.