Trabajadores de Gaelle continúan con la permanencia pacífica en las puertas de la fábrica. unos 20 trabajadores de SIAM fueron despedidos horas atrás

Luego de 90 días de conflicto por despidos masivos, ante a la falta de respuestas a sus reclamos por parte de la empresa y la secretaría de trabajo, y presencia de patotas en el acampe en las puertas de la planta, los trabajadores de Gaelle resolvieron la permanencia pacífica en el establecimiento.

El primer intento de desalojo y vaciamiento fue el pasado sábado 3 de noviembre. El día anterior había fracasado una vez más por ausencia de la patronal la audiencia de conciliación convocada por la Secretaría de Trabajo de Avellaneda que cómplice hace la vista gorda frente a esta situación. Ante el intento de vaciamiento, los trabajadores resistieron y lograron el retiro de los camiones vacíos y de las fuerzas represivas que se hicieron presentes para intentar garantizar la maniobra patronal.

En la noche del martes 6 de noviembre se llevó adelante una nueva amenaza represiva con presencia policial. Anteriormente un ataque por parte de una patota fracasó en el intento de disolver el acampe. Tras estos hechos y ante la falta de respuestas la asamblea de los trabajadores resolvió la permanencia pacífica en la planta ubicada en el barrio de Piñeyro.

Recordamos que este conflicto nace ante el despido masivo de trabajadores en una empresa que supo tener casi 400 empleados.

Por su parte, unos 20 trabajadores de SIAM fueron despedidos horas atrás. Situación que motivó generar una permanencia en los portones de la emblemática empresa avellanedense culpando a la UOM Avellaneda por la falta de apoyo a los trabajadores que recibieron el telegrama de despido.

Una fotografía que comienza a ser habitual en muchas pequeñas industrias de la región. Mientras que otras tantas, otorgan vacaciones adelantada para poder pasar la crisis sin perjudicar a sus trabajadores, que en la mayoría de los casos se invirtió mucho en capacitación y operatividad.