Después de varios días de reclamos y quejas vecinales en un amplio sector del Conurbano Sur por el gusto, el color, y el olor del agua que sale de las canillas y es de consumo humano, la empresa estatal AySA envió un comunicado oficial tendiente a poder llevar y transmitirle tranquilidad a los usuarios.
El comunicado arrancó diciendo que “La Gerencia de Calidad de Agua y el Laboratorio Central de AySA garantizan la potabilidad del agua que se distribuye. Se informa con el objetivo de llevar tranquilidad a la población dado que esta situación no presenta peligro alguno para la salud”.
“Ante consultas de personas usuarias sobre una modificación en el sabor y el olor del agua, se informa que este fenómeno que se produce esporádicamente desde el año pasado es a raíz de variaciones en el Río de la Plata -de donde se toma el agua cruda-, aunque de ninguna manera afectan la potabilidad del agua”, señaló el escrito.
Asimismo, informaron oficialmente que “el agua distribuida por la empresa es monitoreada las 24 horas, los 365 días del año y sometida a rigurosos análisis de laboratorio, asegurando el control permanente en todas las etapas de producción, desde la captación en el río hasta la distribución domiciliaria”.
Denuncia en Fiscalía Ambiental
Igualmente, y pese a minimizar y descartar la gravedad de los hechos denunciados por vecinos, la empresa AySA, sostuvo que “es importante destacar que se está llevando adelante la investigación sobre el origen del evento, con el objeto de encontrar a través de procedimientos físicos o químicos, si fuera posible, la resolución. También se está evaluando la posibilidad de radicar la denuncia en la Fiscalía Federal de Ambiente para que se determine si hay contaminación o es un fenómeno natural.
Por último, AySA recuerda que ante cualquier duda los usuarios podrán comunicarse al teléfono 0800-321-AGUA (2482) durante las 24 horas.