Los Jefes comunales de Lanús y La Plata, Néstor Grindetti y Julio Garro, respectivamente, conversaron con su par de San Nicolás, Manuel Passaglia, sobre la importancia de avanzar con el traspaso de la Policía Local a los intendentes. Todo esto sucedió a horas del cruce de Passaglia con Sergio Berni y Axel Kicillof.

Se trataba de la entrega de 14 patrulleros de parte de la provincia de Buenos Aires a San Nicolás, escaló políticamente, ya que después del acto de entrega de las unidades, hubo una conferencia de prensa en la que Berni, ministro de Seguridad, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, se pusieron a discutir con el intendente por la cantidad de móviles con las que contaba el distrito. Berni decía que el municipio tenía 14 patrulleros y que los que correspondían a la Policía Local (44 unidades), estaban fuera de servicio. Passaglia le retrucó la cifra y dijo que el ministro desconocía la realidad. Ahora, el intendente, junto a Grindetti y Garro, piden tener el control de la fuerza local.

Durante la visita al municipio de San Nicolás de los Arroyos, los intendentes aprovecharon a conversar sobre la iniciativa que buscan impulsar en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires para que la Policía Local pase a la órbita de los municipios.

“La Policía Local no nació como un apéndice de la provincial. Es una fuerza de cercanía con el vecino y somos los intendentes los que recorremos los barrios todos los días”, dijo Garro, quien destacó que “con Néstor Grindetti y Manuel Passaglia charlamos sobre la importancia de traspasarla a los municipios”.

En ese sentido, el intendente de Lanús, remarcó que “la seguridad en las grandes ciudades deben responder a una mayor participación del municipio en el manejo de la fuerza y el abordaje del mapa del delito; por eso coincidimos en la necesidad de avanzar con el traspaso de la Policía Local”.

Garro y Grindetti proponen una transferencia de la fuerza creada en 2014 a los municipios. “Con esta medida, los intendentes tendrán a su cargo la administración de recursos y el despliegue del personal policial en el territorio, en coordinación con los municipios linderos y las políticas de seguridad que se definan desde la provincia”, se aclaró.

Actualmente, la Policía Local funciona en más de 40 municipios bonaerenses. Sin embargo, a pesar de que su concepción así lo preveía, nunca se logró la autonomía y que el manejo de las fuerzas de seguridad dependiera de los intendentes. Por eso la fuerza terminó prácticamente fusionada a la Policía de la Provincia, bajo el mando del Ministerio de Seguridad.