Tras una intensa investigación a cargo del personal de la DDI Quilmes, a cargo del comisario Ariel Silva, se desarticuló ayer con la detención de tres hombres y una mujer a una banda que cometía entraderas y que se presume son los autores materiales del crimen del empresario Abel Espósito al que mataron cuando llegaba a su vivienda de la calle Avellaneda en la localidad quilmeña. Interviene el fiscal Leonardo Sarra en los hechos.
Los aprehendidos se encontraban alquilando un departamento sobre Avenida Libertador en Núñez y habían puesto un pub en la zona de Palermo; son oriundos de Avellaneda y fueron claves las cámaras de seguridad que por medio de tatuajes permitieron identificar a varios de ellos. Se prevé que sean indagados durante la jornada de hoy.
Entre los elementos secuestrados algunos habrían sido identificados por familiares de las víctimas. Cabe recordar que el crimen tuvo lugar en enero, cuando Espósito regresaba solo a su hogar, luego de pasar unos días de vacaciones con su familia en la playa uruguaya de Punta del Este. Era dueño de una curtiembre emplazada en el Parque Industrial Avellaneda. Tenía esposa, una hija de 21 años y un hijo de 22.
En la vivienda de Avellaneda al 100 lo esperaba la banda de delincuentes, que habría hecho un trabajo previo de investigación. Los investigadores sospechan que pudieron entregarlo con un “dato falso” acerca de que tenía una importante suma de dinero.

(Fuente www.datajudicial.com.ar)