Luis Romero decidió sumarse a la Campaña Municipal de Alfabetización. Tras mejorar sus prácticas, sus alfabetizadoras le propusieron cursar la Diplomatura en Educación Popular que se dicta en la sede berazateguense de la Universidad Nacional de Quilmes para integrarse al equipo como un alfabetizador más. Hoy ya se encuentra enseñando en un Centro de Alfabetización y ayudando a otros vecinos.

“Empecé hace algunos meses, primero como observador y luego interviniendo. Como ya sabía leer y escribir, las coordinadoras me propusieron esta idea. Al principio tuve miedo de transitar este camino nuevo, pero luego me generó una gran satisfacción enseñar para ayudar a otros”, comentó Luis.

Al hablar de su historia reciente, uno de sus alfabetizandos, Gerardo Cezar, opinó: “Su historia me enorgullece, emociona y me motiva para seguir estudiando, porque empezó como yo. Cuando algo me resulta difícil me anima para seguir intentándolo. Nunca pensé que yo, sin saber leer y escribir, iba a poder aprender, y fue gracias a él y las alfabetizadoras”.

Asimismo, Luis obtendrá su Diploma a fin de año. Remarcó el apoyo de su familia y amigos para emprender este desafío. “Mi objetivo es seguir creciendo, progresar y que los educandos aprendan. Además, me propuse tratar de que no se alejen, brindarles las posibilidades y, quizás, si así lo desean, acompañarlos a que hagan la secundaria para obtener su título”, afirmó el alfabetizador.

María Galeano es una vecina del barrio Primavera y también participante del Centro de Alfabetización de Luis. “Estoy aprendiendo despacio y por suerte los alfabetizadores nos enseñan y repiten las cosas las veces que sea necesario. Él me parece muy bueno, porque tiene mucha paciencia, además de ser una gran persona. Su historia es muy motivadora porque si él aprendió de esta manera, siento que yo también puedo hacerlo. Tengo ganas de seguir sus pasos para poder ayudar a otros en un futuro”.

“La interacción, el trato, la práctica social que tenemos, conocernos en comunión y trabajar juntos, es lo que más disfruto”, concluyó el alfabetizando que ahora es alfabetizador.

Uno de los grandes objetivos a los que apunta el Municipio junto con la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) es lograr, para fines de 2019, que todos los vecinos que no tuvieron la oportunidad, aprendan a leer y escribir.

La iniciativa surgió a partir de un convenio entre la UNQ y la Municipalidad de Berazategui, que permitió la apertura de una sede de esa Casa de Altos Estudios en la ciudad, ubicada en 17 y 148 (edificio del Centro de Martilleros). Se trata de la primera universidad pública gratuita en establecerse en el distrito.

Se espera que cerca de 30.000 berazateguenses se sumen al mundo de la lectoescritura, para así poder declarar la alfabetización plena en Berazategui.