La diputada quilmeña lilita, Mónica Frade, no para de hacer chistes (¿’) en las redes. Hoy fue el turno de las vacunas, donde tuiteó una imagen de la oposición que anda circulando desde hace días, y que dice: «Al final no era Pfizer pidiendo los glaciares. Era Sputnik pidiendo una Central Nuclear y Sinopharm pidiendo la Hidrovia».

Lejos del chistecito de la diputada nacional, se trata de una denuncia de una gravedad inusitada y de proporciones desconocidas que, de ser cierto, como ella lo manifiesta en su rol de legisladora («Al final, la verdad») , debería denunciarlo judicialmente, caso contrario incurriría en el delito «incumplimiento de los deberes de funcionario público».

¿O simplemente fue un chascarrillo y otra mentira más?

Mientras tato, este medio supo que hay quienes en las próximas horas podrían pedirle a Frade explicaciones públicas a semejante «denuncia».