La difusión que este y otros medios hicieron de las escandalosas dietas de funcionarios municipales ante de irse, que en algunos casos fueron bochornosas, como por ejemplo la del ex secretario Ariel “Bicho” Domene, con casi medio millón de pesos, y Rolando Peppi, oscilando el millón, generó fuerte repercusión dentro y fuera de Quilmes. A propósito del ex hombre de Cultura, donde algunos están ya evaluando papel por papel de esa área por dudosos gastos, originó que el propio ex funcionario llame por teléfono a consejeros escolares, concejales, ex funcionarios y hasta periodistas, mostrándole su enojo e intentando iniciar una verdadera “mini caza de brujas”, sin suerte. Además, Domene -como le dijo a varios- se mostró molestos con aquellos periodistas y colegas suyos “que se hacían los amigos, y fueron los primeros en clavarme el puñal por la espalda al otro día de irme”. Algo de lo que el “Bicho” está bastante acostumbrado a hacer.