La durìsima denuncia contra la Unión Industrial de Quilmes (UIQ) por parte de numerosos empresarios del Parque Industrial por varias irregularidades muy y serias, como deudas millonarias y la falta de papeles vitales para su funcionamiento, cuestiòn que se empieza a debatir en la Justicia y Personas Jurídicas,  empezaron a generar los primeros escraches a Horacio Castagnini, hasta hoy titular de la UIQ, y el avellanedense Ignacio Carpintero, dueño de varios predios en el lugar y poseedor en l parque de una impresionante flota de autos antiguos en la mira de la AFIP.

Escraches en la calle y en las redes sociales, potencian el conflicto y lo visibilizan aunque algunos quieran ocultarlos por una mísera pauta.