El Centro Satélite de San Francisco Solano (Quilmes) podría ser desafectado tras 5 ataques que dejaron las instalaciones destruidas. En todas las ocasiones, Edesur reparó los costosos artefactos dañados y reforzó los sistemas de seguridad, pero ante la repetición de los hechos de vandalismo, se analiza clausurar el lugar y buscar alternativas para la transformación y distribución de la energía en la zona.

“Cada reparación costó mucho, logística y económicamente. Además, por supuesto, de la afectación del servicio a más de 3.700 clientes, entre ellos 3 electrodependientes de la zona, en cada ocasión que el centro fue atacado. Por eso estamos analizando aislar la cámara y trasladar la operación. Sin este centro la red pierde maniobrabilidad y versatilidad, pero buscaremos alternativas”, explicó Esteban Klymenko, jefe operativo de Edesur.

Los ataques a instalaciones de Edesur representan un grave riesgo para todos: quien manipula cables y equipos pone en juego su vida y también la de los demás. Estas acciones provocan interrupciones en el suministro y, por último, generan grandes perjuicios económicos y operativos a la empresa que redundan en fallas del servicio para todos los clientes.

La semana pasada habían sido vandalizadas 4 torres de alta tensión en Esteban Echeverría, poniendo en riesgo la provisión de electricidad a miles de clientes. Edesur concluyó en tiempo récord la reparación de los perfiles de hierro de esas estructuras sin afectación del servicio.