El fin de semana Florencio Randazzo confirmó su candidatura a diputado por el panperonismo. Armado electoral que intentará sumar adherentes desencantados con el Frente de Todos, y Juntos por el Cambio. Movida que de producirse tendrá una fuerte repercusión en la Región, principalmente en Quilmes.

El neo randazzismo apuesta a los “heridos” que dejará el cierre de listas. Situación que en el caso de Juntos por el Cambio rápidamente comenzaría a concretarse con la definición de la candidatura de la exgobernadora Bonaerense María Eugenia Vidal.

Fue el propio Joaquín de la Torre quien aseveró que si Vidal se postula en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, su sector desembarcará detrás de Florencio Randazzo.

De concretarse esa situación, en Quilmes habrá una patriada que se desinflará rápidamente y desterrará las ilusiones de varios. El popular periodista y ex concejal quilmeño Walter Queijeiro abandonará las filas de Juntos por el Cambio, y junto a su referente Joaquín de la Torre avanzarán en el armado randazzista en la Tercera Sección Electoral, y principalmente en Quilmes.

Movida que cortará las aspiraciones de aquellos que pensaban a Queijeiro como cabeza de lista en el distrito, y al ex intendente de Quilmes, Martiniano Molina, en la nómina de diputados por la Tercera.

Mientras se esperan las definiciones de las altas esferas políticas, todo hace prever que la búsqueda de nuevas alternativas que traccionen fuerte en lo local. El juego está abierto, y en segundos, todo puede volver a cambiar.

Otra incertidumbre que genera el armado de Randazzo es qué hará el ex intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez, quien cerraría la candidatura a diputada de su mujer, Evangelina Ramírez.