En esta semana se realizó la mudanza de la legendaria sede del Club del Trueque de “la Bernalesa” a un hermoso campo de Hudson, a metros de la autopista.

En ese antiguo edificio que supo contener a la más grande textil del mundo en confecciones de algodón funcionó por espacio de años, y en especial durante la crisis bancaria de 2001/2, un verdadero refugio para miles de damnificados por el colapso económico y financiero que perjudicó a grandes sectores de la sociedad y la producción luego del tristemente recordado “corralito”.

Fué entonces cuando Eduardo Valot cedió con gran generosidad parte del edificio para que a través de los intercambios de bienes y servicios que se daban en el ámbito del Trueque muchos argentinos pudieran sobrellevar la catástrofe creada por los bancos y los sectores financieros. Ahora, veinte años más tarde el Club del Trueque busca un espacio más natural y productivo en la zona rural de Florencio Varela para seguir cooperando con quienes creen en una economía más sustentable y creativa e innovadora.

Uno de sus ideólogos de esta movida, además de “alma mater” de la idea original y los pasos sucesivos, sigue siendo Rubén Ravera, que además de un tipo inteligente y buenazo, es quien inventó esta salida allá por el 2001 para miles y mies de personas que habían quedado al costado del camino.  “El club del trueque no tiene que ser necesariamente identificada con la pobreza…(…) como tuvo tanto éxito en la crisis del 2001 quedó ese estigma, pero comenzó como una actividad para todos, una manera de mejorar la utilización y la performance de los recursos….Esto se da los domingos a partir de las 15hs para intercambiar bienes y servicios”, dijo ahora.

UBICACION: ASOCIACION AMIGOS DE HUDSON. CALLE 1362 S/N AVENIDA HUDSON Y 1379 FLORENCIO VARELA.