La aprobación de la legislatura municipal le da luz verde al Intendente Molina para
que requiera la medida a las autoridades provinciales. La solicitud también
requiere que se revean convenios firmados y se auditen todas las deudas

El escándalo y las irregularidades puertas adentro del Parque Industrial de Quilmes (PIQ) no cesan. Ahora, el Concejo Deliberante solicitó al intendente Martiniano Molina que requiera la intervención del polo industrial al Ministerio de Producción de la Provincia.
La iniciativa adoptada por los concejales se produce luego que vecinos y representantes de instituciones vecinas al Parque Industrial reclamarán en reiteradas oportunidades por los problemas que la Institución generaría a la comunidad. Por lo que el requerimiento de intervención por parte del Municipio y de la Provincia se basa en la “precaria seguridad” que dejó -las últimas semanas- la muerte de un vecino que en una ola de calor murió ahogado en la tosquera del Parque. Hecho que se sumaría a numerosas situaciones que llamaron la atención dentro de la Institución.
Otra de las cuestiones que requirió el Concejo Deliberante es que el Intendente solicite a la autoridad provincial que audite la existencia de deudas del Parque Industrial con el fisco. Y reclamó que se revean los convenios firmados por el PIQ con la Municipalidad y el gobierno provincial.
Recordar que horas atrás miembros de entidades de Bernal Oeste, con Ricardo Pavón a la cabeza, hicieron una volanteada en el HCD y en la Municipalidad de Quilmes, después de que hayan presentado días atrás una carta para que el cuerpo se expida.
Las entidades, casi en sintonía con muchos empresarios, apuntan a Horacio Castagnini y a Ignacio Carpintero, titulares de la Unión Industrial y del Parque Industrial, por numerosas cuestiones al menos turbias y otras que se encuadrarían en delitos mucho más complejos.
Los máximos responsables de esto, Carpintero, Castagnini y la Comisión Directiva de la UIQ, buscan desligarse de todo queriendo centrar el tema en la escandalosa deuda de ARBA que supera los 150 millones de pesos y el correlato de embargos y desprolijidades, sin embargo es sólo la punta del iceberg de situaciones muchísimo más complejas que ya se han empezado a ventilar.