Ante la presencia de docentes y alumnos de la Escuela Municipal de Bellas Artes (EMBA), por unanimidad el Concejo Deliberante busca saber qué pasa puertas adentro del edificio en materia de seguridad, presupuestaria y salarial de los docentes. También sancionó una serie de proyectos que fueron trabajados en las distintas comisiones legislativas.
Luego de los homenajes, el primero en tomar la palabra fue el edil Angel García, quien requirió al Ejecutivo que garantice el desmantelamiento de la antena de telefonía celular Claro, ubicada en 891 entre 804 y 806, del barrio La Paz, según lo dispuesto por el Juzgado de Faltas. Solicitud que se produce a horas de un nuevo enfrentamiento entre vecinos y operarios de la empresa que bajo amenazas buscaban conectar el controvertido artefacto.
Otra de las requisitorias expuestas por García fue conocer el por qué el área de Deportes municipal suspendió en otra oportunidad el funcionamiento de la Liga Municipal de Fútbol. También solicitó que se informe cuál es el cronograma previsto que hay a diciembre.
A su turno, David Gutiérrez reclamó por la reparación de las bombas depresoras de napas freáticas que no funcionan en Villa Luján. Mientras que el edil Diego Méndez pidió que el Municipio detalle cuáles fueron las acciones adoptadas por el municipio al conocer la usurpación de título que era ejercida por la funcionaria Sandra Romero.
Tras realizar una detallada presentación, en la que la concejal Eva Mieri informó sobre el estado de la Escuela Municipal de Bellas Artes, solicitó en su minuta de comunicación que el Municipio informe cuál es el pre-supuesto real a ejercerse en la Escuela; cuál es la partida presupuestaria; Cuándo se saldará la deuda mantenida con los docentes; y cuál es la idoneidad del personal de Seguridad dispuesto por la cuestionada Secretaría de Cultura.
Ante esta presentación, bajo la atenta mirada de docentes y alumnos, y luego de un fuerte debate en sus bancas del bloque Cambiemos, el HCD aprobó por unanimidad la presentación de Mieri. Proyecto que había sido rechazado por el cuerpo meses atrás.
Posteriormente, sobre tablas, el Deliberante aprobó eximir del pago de las tasas municipales a la Universidad Nacional de Quilmes, y la cesión por diez años del predio al Club Unión de Ezpeleta.