La falta de tacto de las autoridades de la Asociación de Bomberos Voluntarios de San Francisco Solano se hizo notar. Durante la celebración por el aniversario de la ciudad, el presidente del Concejo Deliberante, Fabio Báez, no tuvo la mejor de las recepciones. Los integrantes de la Comisión Directiva bomberil -encargada del protocolo ceremonial- obvió la participación de la máxima autoridad legislativa local, principalmente, corriéndolo a un lado y quitándole la posibilidad de la palabra al ser la principal autoridad política local en la ceremonia. Una actitud de la que el resto de los representantes de las instituciones locales buscó despegarse rápidamente.