Con la presencia de casi 300 vecinos y militantes de Quilmes, la Agrupación 14 de Agosto realizó este martes un zoom que contó con la presencia de Martiniano Molina. En el encuentro virtual, que tuvo como principales oradores al ex intendente de Quilmes y a Lucas Araujo, se desarrollaron ideas sobre gestión y temas vinculados a la agenda del futuro, como lo es el cuidado del medio ambiente. Para muchos se trató de un importante gesto político del ex Intendente hacia el referente vecinalista y cara visisble de esa agrupación; Araujo suena como candidato firma a concejal.

«Es una alegría enorme participar de este encuentro con un ex intendente que ejecutó una gestión inédita en la historia de Quilmes desde el punto de vista de la obra pública. Hoy, los vecinos están preocupados por el presente de la ciudad, con niveles de inseguridad, pobreza e inflación que hace muchos años no se veían» comenzó explicando Araujo, que brindó su total apoyo a Martiniano: «Creemos que representa los mismos valores que tiene la Agrupación 14 de Agosto, que son la integración y la participación de los vecinos en los problemas de la ciudad. Vamos a trabajar fuertemente para que Martiniano vuelva a gobernar el distrito porque necesitamos gente como él en la política. Gente que pueda hablar de nuevas discusiones que tienen que ver con lo sustentable y las energías renovables. Cuenta con nuestro respaldo en el desafío que se viene» concluyó el referente de la agrupación política.

En tanto, Martiniano Molina agradeció el trabajo realizado por Araujo y sostuvo «Con buenas gestiones de cara al vecino podemos cambiar la realidad de nuestra ciudad que tanto queremos. Para mí es un orgullo y un honor que la gente nos siga eligiendo y apoyando. Éste momento que nos tiene tan tristes y con los brazos caídos nos tiene que dar fuerzas para trabajar juntos, hablándole a todos los ciudadanos para decirles que es posible una manera distinta de hacer las cosas. El gran cambio en Quilmes del 2015 al 2019 tiene que ver con un gesto humano que es entender que nuestro único jefe es el vecino y no un dirigente o espacio político. Yo ando en las calles de Quilmes todos los días, no con un objetivo electoral, sino porque me interesa escuchar a la gente y que me digan lo que piensan. Tenemos una enorme oportunidad, hay que sumar a todos los que quieran aportar a este camino entendiendo que tenemos un desafío gigante y que lo vamos a poder hacer»