Confirmado: El monopólico ‘Grupo L’ desplazó a empresas locales como proveedora en comedores escolares.

El presagio de los proveedores terminó transformándose en realidad. Denuncian desde la Asociación de Proveedores del Servicio Alimentario Escolar que en el distrito distintas empresas del controvertido Grupo L se repartieron el negocio de la alimentación de los comedores escolares. Hecho que generó malestar y pérdidas en pequeñas empresas locales.

“Son siempre las mismas empresas. Todas pertenecientes al controvertido Grupo L. Las pequeñas Pymes volvieron a quedar sin la posibilidad de prestar servicios. Hecho que se repite en cada uno de los distritos en el que fue municipalizado el Servicio Alimentario Escolar”, afirmó contundentemente Liliana Villajuan, integrante de la Asociación de Proveedores.

Tras conocerse el resultado de la licitación realizada en la ciudad, se conoció que las empresas ganadores que integran el Grupo L son Tersalgua SRL, la que quedó adjudicada con más de 40 millones de pesos; Distribuidora Cofex SRL, con más de 36 millones de pesos; Blue Catering SA, con casi 48 millones; equis Quince SA, con algo más de 61 millones; Grupo Valber SRL, se adjudicó algo más de 11 millones; y finalmente Felipe Alberto Boutureira se quedó con casi 23 millones de pesos para la prestación.

Casi las mismas empresas ganadoras de la licitación de La Plata. Y aseguran que son las empresas que se repiten en cada uno de los municipios en el que se municipalizó el servicio. Algo que llama la atención. Los más avezados ponen el ojo en el sillón de Dardo Rocha.

Semanas atrás, durante una entrevista con El Suburbano, el presidente de la Asociación de Proveedores, Héctor Acevedo, vaticinaba que unas ocho prestadoras locales se quedaron sin trabajo. “Vemos que estamos perdiendo nuestro trabajo. Todo es una locura. Lo único real es que sigue creciendo la empresa ‘Grupo L’, que es la que se queda con el 60, 70 por ciento de todas las escuelas de todos los distritos. Tenemos el ejemplo de lo que pasó en La Plata”, narró Acevedo.

Sobre el poder de las grandes empresas por sobre las PyMES locales, Acevedo fue claro y contundente: “Otra de las cosas que no entienden es que eliminan a las pequeñas PyMES, porque las licitaciones están armadas para estos grandes grupos. Los chicos no pueden competir con estas grandes empresas. Y están dejando a un montón de familias sin trabajo. Los proveedores locales quedaron afuera. Y la gente que trabajaba en la prestación del servicio se quedaron sin laburo”.

Al hablar de las diferencias en la prestación, señaló que “las PyMES prestan un servicio personalizado. Y depende de la zona en la que se entregue o la falta de agua o luz, vas adaptándote a las necesidades de la escuela. En cambio, las grandes empresas pasan y te tiran la mercadería, y si te visto no me acuerdo”.

En aquel momento, Acevedo fue gráfico: “Es gente del lugar que se queda sin trabajo”.

Mercadería vencida

Días atrás las redes sociales mostraban cómo era la comida recibida en una escuela de Claypole. Un pequeño sanguche de jamón y queso que claramente se ve el vencimiento en el envoltorio del alimento del Grupo L. Algo raro que se repetía en una escuela del barrio platense Villa Alba.

En Quilmes, llegaron a este medio varios datos sobre inconvenientes en la licitación y la idéntica calidad alimentaria como cuando era manejado por el Consejo Escolar. Incluso con imágenes enviada por docentes quilmeñas. Por ejemplo, “puré mixto con pollo” en la Escuela 39 de Villa Luján.