Virtualmente dos sesiones realizó el Concejo Deliberante de Quilmes. Una extraordinaria para aceptar la renuncia de Ariel Lula Gómez como concejal quilmeño y tomarle juramento al edil Susy Paz. Otra, la ordinaria programada donde se trataron numerosos proyectos y minutas de comunicación.

Tras los homenajes, la oposición avanzó con una batería de minutas de comunicación en las que reclamó desde reparación de luminarias y bacheo, hasta controles, e información sobre la situación sanitaria de la ciudad.

Nuevamente, la oposición demostró tener la mayoría. Votos necesarios para solicitar más controles de ordenamiento en las ferias del distrito, saber cuál es la capacidad de camas de UTI o en sala hay ocupadas; que el Ejecutivo informe si la Unión Industrial de Quilmes elaboró o presentó la documentación necesaria para dar cumplimiento a convenio firmado el 24/10/2002 sobre el Parque Industrial; y que el Ejecutivo informe cuál es el listado actualizado del personal municipal y político vacunados en Quilmes.

Anteriormente, en extraordinaria el cuerpo le aceptó la renuncia a Ariel Lula Gómez, lugar que comenzó a desarrollar la edil Susy Paz, quien juró por los 30 mil desaparecidos y por Néstor Kirchner.