El gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal sabe, como sucede siempre a esta altura del año, que un nuevo conflicto con el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) se avecina. Los gremios ya so-licitaron en el Ministerio de Trabajo “la urgente convocatoria a paritarias” y discutir aumentos salariales para el sector. Avanzada que busca ser contenida desde el oficialismo ante el temor de que los sindicatos ganen las calles en un año electoral. Con mesas políticas en todos los distritos bonaerenses, el oficialismo buscará presionar y exigir el inicio de clases el 6 de marzo.
Según trascendió, se diseñó un esquema político que militará la propuesta educativa provincial y comunicará todo lo que se hizo durante los últimos tres años de gestión.
Con las Mesas Educativas Distritales, las que estarán integradas por concejales, consejeros escolares, referentes políticos locales, inspec-tores, el Gobierno buscará ganarla calle a los docentes y frenar el conflicto que mantuvieron el año pasado por el cierre del paritarias acorde a la inflación.
Entre los objetivos que trascendieron se destaca que impulsarán el inicio de clases del 6 de marzo; acciones en los distritos para difundir las políticas educativas; adelantarse a situaciones de conflicto que puedan suceder y acompañar a los docentes no alineados con los gremios.
Entre las acciones agendadas se conoció que el lunes 25 habrá conferencias de prensa en todos los distritos. Al día siguiente un timbreo educativo en toda la Provincia. El miércoles 27 se juntarán firmas en las ciudades cabeceras y para el día siguiente se prevé una marcha en defensa del inicio de clases.
En tanto, el Frente de Unidad Docente, integrado por Suteba, FEB, Sadop, UDA, AMET y Udocba, comenzó a mostrar sus requerimientos. Solicitó resolver “la política salarial impuesta por la gobernadora Vidal” que, afirman, “profundiza el deterioro del poder adquisitivo de los docentes”.
Y pidió solucionar “la situación crítica de la educación pública Bonaerense, impactada por el consecuente ajuste del presupuesto educativo y las reformas unilaterales que se implementan en diferentes niveles y modalidades educativas”.
Asimismo, los gremios docentes pidieron también discutir “la actualización y formación docente, los programas socio educativos, la situación de los comedores escolares y la necesidad de crear cargos docentes y auxiliares en todas las escuelas”, entre otras demandas.
En un año electoral intenso, sobre todo con epicentro den la Provincia de Buenos Aires, ambas partes intentarán sentar su posición con fuerza en beneficio de sus intereses. Disputa que se repite año a año y con todos los gobiernos de turno. Y siempre los más afectados son los chi-cos.