A horas de la reunión que el gobernador Axel Kicillof mantuvo con intendentes del Frente de Todos, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, se mostró en desacuerdo con el congelamiento de precios dispuesto por 90 días por el Gobierno nacional y advirtió que la medida “va a generar desabastecimiento” y está predestinada a fracasar.

“El control y congelamiento de precios nunca funcionó”, afirmó Grindetti y anticipó que la iniciativa emanada desde la Secretaría de Comercio Interior generará “desabastecimiento, pérdida de calidad y reducción en tamaño de los productos”.

En declaraciones a medios radiales, Grindetti señaló que el Municipio a su cargo no participará de ninguna campaña u operativo de vigilancia en supermercados o comercios de cercanía tal como se planea desde los gobiernos Nacional y Provincial. “No tenemos facultades para controlar precios ni clausurar y conceptualmente tampoco lo comparto”, aseveró.

Recordó que a lo largo de su vida y en la actividad profesional “he visto muchos de éstos intentos en distintas etapas y momentos del país, pero todos fracasados. La metodología claramente no es viable y no logra solucionar el problema de fondo”.

Asimismo graficó que la propuesta de congelar precios de más de 1000 productos de la canasta alimentaria por tres meses “no es más que una olla a presión”, dijo y agregó “al día 91 estalla todo”.

El Jefe Comunal consideró que el problema de la inflación no radica en el control y que “la realidad económica es lo que los va a terminar ajustando a este gobierno que carece de un plan serio y consistente”.