Agentes del Departamento Unidad Federal de Investigación de Delitos Ambientales, a pedido del Juez Federal, Luis Armella, rescataron 660 aves autóctonas enjauladas, varias de ellas en peligro de extinción, en la provincia de Buenos Aires. 

Las tareas de campo realizadas por los uniformados permitieron establecer que una organización criminal compuesta por varias personas, se dedicaba a la cría clandestina, acopio y posterior comercialización ilegal de distintas aves autóctonas, en diversos puntos del conurbano bonaerense, incluso en países limítrofes.

A raíz de ello, el Juez Federal de Primera Instancia de Quilmes, Luis Armella, ordenó 18 allanamientos simultáneos en los partidos de Mercedes, Florencio Varela, Cañuelas y en las localidades de Quilmes, Berazategui, Hudson, Glew, José Mármol, Burzaco y Temperley donde se rescataron 660 aves en cautiverio, entre ellas Cardenal Amarillo y Loica Pampeana (en peligro severo de extinción), Cardenal Rojo, Jilgueros Españoles, Negros y Dorados, Corbatitas, Isabelita, Reina Mora, Dragón y Frutero entre otros. También se secuestraron varias jaulas, teléfonos celulares, documentación, dispositivos de almacenamiento y otros elementos de interés.

Durante el  procedimiento fueron  notificadas de la causa 18 personas mientras que las aves, valuadas en aproximadamente 1 millón de pesos, fueron entregadas al personal de la Dirección de Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires, para su traslado a la Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS), donde recibirán atención primaria para posteriormente ser reinsertadas a su hábitat natural.

Los identificados, junto a los elementos secuestrados, quedaron a disposición del magistrado interventor quien dispuso, por la excesiva cantidad de jaulas encontradas, la destrucción de varias de ellas en el lugar del hallazgo.

La causa fue caratulada infracción a ley sobre “Conservación de la Fauna”.