El manesismo quilmeño, que hoy tiene como jefe distrital al diputado provincial y precandidato a concejal, Fernando Pérez Gresia, arrancó sin dar pie con bola. Tal vez esto sea un espejo la feroz interna del sector, que detallaremos más abajo, y los graves problemas de comunicación, ya que entre otras serias diferencias, nadie le tiene confianza al nuevo aliado del ‘perismo’, Ariel ‘Bicho’ Domene, quien maneja justamente ese tema. A Domene, los más allegados a Fernando Pérez lo detestan. Incluso mucho más que cuando los traicionó, eligiendo quedarse cobrando en la gestión Molina que resignando el lugar del grupo político al cual pertenecía.
A esta altura del asunto, el microclima político quilmeño, y parte de la sociedad también, conoce la mansión fastuosa que Domene se construyó desde la función pública en Villa Ventana, y también las sospechas creen que ese dato provino de algunos de sus ex aliados, hoy socios. Los domenistas dicen que la vendetta política estaría en camino.  Mientras tanto Domene nunca dio ni explicación de esa faraónica casona frente a la montaña, con pileta y jacuzzi incluido. A sus amigos sólo dijo que se trataba de una herencia, a otros de un trabajo que había cobrado su entonces mujer, también en la función pública.
Sobre la interna dentro del manesismo de Quilmes, convertida en una lista que pudieron ser dos, pero que gracias a la enorme muñeca política del Petiso Pérez y algunos amigos de Provincia, fue sólo la suya, hay que decir varias cosas.
La relación entre los distintos sectores que conforman la lista es mala, de desconfianza mutua, donde reina el malestar y la falta de comunicación. Como ejemplo, mencionar que fueron varios a los que no se les comunicó la hora exacta de la llegada de Facundo Manes a distrito. Cuestiones que tienen como resumen que Fernando Geronés desconfía de Oscar García, y es mutuo, y a su vez ambos no le creen nada a Domene, a quien nadie quiere, ni Pérez, los de Pérez, y los nuevos.

Del amigo Josè María Salustio, tercero en la lista, no hay mucho màs que agregar que lo que ya se haya dicho en su larguísima historia política y empresarial quilmeña. Los de Pérez defendieron su tercer lugar e la lista de concejales en el arreglo final, «Porque va a poner tres palos para la campaña». Cosugas agradecido.  Todo esto ocurría cuando bochaban la lista de Maisú (precandidato a diputado procincial), que a su vez tiene grandes diferencias con Pérez, que todos lo conocen, per que si hay algo que resaltar es su gran capacidad política, con la ebilidad de estar siempre pensando en el odio, mucho más preocupado en ganarle a Martiniano Molina, que en llevar agua para su propio molino.