El Ministro de Economía Martín Guzmán renunció al gobierno en medio de un período marcado por un rápido deterioro de la economía y el desbarajuste de las variables económicas producto del ajuste pactado con el FMI. El acuerdo con el FMI (una legitimación de una deuda fraudulenta tomada por el macrismo que se fue a la fuga de capitales) deja nuevamente al país al borde del descontrol inflacionario, sin reservas, a las puertas de una devaluación y ante un eventual default.

A su vez, la realidad de los trabajadores y de los sectores populares es cada día más apremiante. La suba de los alimentos y bienes de consumo masivo, el desempleo, la precarización laboral y los tarifazos ya anunciados por el Ejecutivo y las empresas dejan a millones en la pobreza.En ese sentido Luis Di Bartolo, referente del Nuevo MAS en Quilmes, expresó que "el acuerdo con el FMI fue presentado por el arco político, desde el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, como la única alternativa para "estabilizar el país" y aplacar los efectos de la crisis post pandémica. Pero la Argentina se encuentra hoy al borde de un total descontrol inflacionario y frente a la posibilidad de entrar en un default, lo que demuestra que este acuerdo sólo sirvió para hipotecar el país, pero no trajo ninguna solución a los de abajo."

Luis Di Bartolo

Luis Di Bartolo

A lo que agregó: "La sucesión de figuras y de cambios no modifica el problema central: el fracaso del acuerdo con el FMI. Los funcionarios pueden cambiar, pero sin romper con el Fondo, sin que se establezca el control estatal total de las divisas y sin destinar los ingresos a la inversión pública, salud, educación, trabajo, jubilaciones; la crisis continuará y la pagaremos las y los trabajadores.

"Desde el Nuevo MAS venimos alertando sobre esta situación. Por eso, llamamos a movilizar con la izquierda el 9 de julio a las 14 horas desde aven ida de Mayo y 9 de Julio hacia Plaza de Mayo con un programa alternativo, anticapitalista, que parta de la anulación del acuerdo con el FMI, y que afecte las ganancias de los grandes empresarios para que el peso de la crisis no recaiga sobre las espaldas de los de abajo", concluyó.