El Defensor del Pueblo de Avellaneda, Daniel García, detalló algunas de las razones por las cuales la empresa distribuidora de energía debe cumplir con su obligación y atender los reclamos vecinales.
Mientras se multiplican las quejas de vecinos y vecinas de toda la zona sur, con un fuerte y creciente reclamo en Avellaneda, el Ombudsman envió reclamos tanto a EDESUR cuanto al ENRE para que cumplan con sus obligaciones, a la vez que se encuentra esperando respuesta oficial de la empresa y también del organismo estatal de control.
García sostiene que “en los últimos años no mejoraron el servicio, a pesar de los costos que, en la facturación, en muchos vecinos es confiscatorio”, y agrega que “hay casos de jubilados donde la tarifa de luz es superior al ingreso por jubilación o pensión”.
El Defensor del Pueblo, quien visitó en los últimos días barrios afectados por cortes prolongados, añadió que “las empresas públicas deben dar cuenta de las inversiones que no hicieron y se hagan públicos sus balances, con los rendimientos de ganancias, sin que se vean reflejados en la inversión y beneficio del vecino”.
Asimismo, sostiene que “las Audiencias Públicas, hasta que no sean vinculantes, son un circo y meramente declamatorias”.
García señaló que “la falta incomprensible de legitimación procesal de las Defensorías del Pueblo, en general, devienen en no poder defender plenamente el derecho de los vecinos, y tal circunstancia se debe al gobierno anterior, con una justicia coartada para las y los vecinos”.