Fue el factor determinante en la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante. Sin titubear, la concejal del GEN, Gabriela Fernández, no dudó un segundo en alinearse con el bloque del Frente de Todos. Desde su monobloque acompañó la disposición del oficialismo generando, a diferencia de las últimas sesiones -en las que se mostró ultraopositora-, el rol de barricada necesaria para que la oposición no logre avanzar con las minutas de comunicación. Muchas de ellas simples pedidos de bacheo o reparación de luminarias. Las diferencias se hicieron notar.