Primero fueron las volanteadas de entidades en el Concejo Deliberante. Luego los escraches en los alrededores del Parque Industrial y la sede de la Unión Industrial de Quilmes, con pasacalles y pintadas. Ahora, el escándalo y las irregularidades existentes en el Parque Industrial de Quilmes no cesan y siguen dando que hablar, y fue el turno de Horacio Castagnini, titular de la denunciada entidad.
Miembros de entidades de Bernal Oeste, volvieron a escrachar al titular de la Unión Industrial de Quilmes Horacio Castagnini, y a su compinche Ignacio Carpintero, presidente del Parque Industrial.
Horas atrás Bernal amaneció con pasacalles en lugares estratégicos en los que suelen transitar empresarios, industriales y comerciantes. Pasacalles en el que se cuestiona cosas al menos turbias y otras que se encuadrarían en delitos más complejos. En esta imagen particular, señalaron que Castagnini viviría a metros del lugar, 25 de Mayo y Lavalle del centro bernalense.
Hay que recordar que ante los malos manejos de ambas entidades industriales, el HCD le solicitó a María Eugenia Vidal que intervenga.
Los máximos responsables de esto, Carpintero, Castagnini y la Comisión Directiva de la UIQ, buscan desligarse de todo queriendo centrar el tema en la escandalosa deuda de ARBA que supera los 150 millones de pesos y el correlato de embargos y desprolijidades, sin embargo es sólo la punta del iceberg de situaciones muchísimo más complejas que ya se han empezado a ventilar.