Horas atrás, la máxima autorida de la FIFA le presentó al Quilmes Atlético Club un reclamo oficial del club Unión La Calera de Chile por un veterano jugador de 34 años que, el anterior presidente Andrés Meizner, decidió comprar un día antes de dejar su gestión, en un hecho casi sin antecedentes la la dirigencia futbolística mundial…

Parece increíble pero es real, la dirigencia de Quilmes vive horas de desconcierto ante la notificación oficial de FIFA que llegó en las últimas horas. Unión La Calera de Chile le reclama al cervecero el pase del arquero Lucas Giovini que llegó al club en 2016 con 34 años, lo que hace llamativa a la cuestión es que la opción de compra fue ejecutada por la conducción de Andrés Meizner, hoy cumpliendo funciones en la provincia de Chubut, donde vive hace un tiempo),  y Luis Andreuchi un día antes de dejar la presidencia del club.

La seguidilla de hechos incluye el desconocimiento de la actual gestión sobre la ejecución de la compra de Giovini y una firma aparentemente falsificada por parte de , ex Secretario General del club, que aprobaba la compra. En declaraciones a Deportes En FM dijo que “La firma no me pertenece ni tiene similitud con la que me pertenece, puedo hacer cualquier pericia sobre mi firma”.

“La firma que aparece en el documento por la compra de Giovini no es mia, la falsificaron” Roberto Guglielmeto, un actor clave en la película.

Por lo pronto, de no resolverse favorablemente la situación para el cervecero, Quilmes deberá pagar 900.000 dólares más intereses, aunque el presidente Christian Sterli confirmó en Radio FMQ que apelarán la medida. “Genera impotencia y bronca”, dijo.

“Necesitamos conocer los fundamentos y, a partir de ahí, vamos a presentar la apelación ante el TAS. Vamos a demostrar que no fue una operación normal y que el club tiene que quedar indemne del pago”, agregó Sterli.

A su vez, la máxima autoridad de Quilmes sostuvo que “me generó mucha impotencia y bronca” y que “haremos todo lo posible que esté a nuestro alcance”. Y agregó: “No esperaba esto. Uno siempre tiene la esperanza que se aplique el sentido común. Es un piñazo porque estamos haciendo un esfuerzo enorme”.

En lo que respecta al jugador, Lucas Raúl Giovini Schiapino, inició su carrera en el ascenso argentino (Almirante Brown, Luján, Dálmine, Brown, Acassuso y Colegiales), jugó en varios clubes de Chile y dejó Quilmes en 2017 sin haber sido tenido en cuenta. Actualmente tiene 38 años y continúa jugando en Magallanes de Chile que milita en la Primera B trasandina.