Docentes y estudiantes de la Escuela Municipal de Bellas Artes (EMBA) comienzan a reclamar por presencialidad educativa. Aseguran que la directora Marta Ruíz dilata la vuelta a la nueva normalidad en la casa de estudios, y explican que en su poder tiene un proyecto para que alumnos y docentes retomen con importantes protocolos la vuelta a clases. Los consultados explicaron que la necesidad de la vuelta a clases «es producto de la necesidad de otorgar conocimientos que la virtualidad impide». Y sin dudar reclaman por el «abandono» que tendría el edificio de calle Sarmiento. Comienzan los primeros pasos para volver a cursar normalmente.