El Sindicato de Empleados de Comercio de Lanús y Avellaneda (SECLA), a través de su titular, Pedro Orlando Machado, pidió la inmediata apertura de los shoppings bonaerenses, horas después que la misma actividad sea liberada en CABA.
Machado define como “caprichosa” la actitud que vienen llevando adelante las autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires de no autorizar la apertura de los shoppings centers en su jurisdicción “en contraposición por lo decidido por las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires, y tomando conocimiento que la empresa Falabella decidió por tal motivo cerrar su tienda del Alto Avellaneda Shopping Mall (entre otras) dejando a más de 200 trabajadores/as y sus familias sin su fuente laboral”; desde el gremio SECLA exigieron “una toma de decisiones urgentes por parte del Poder Ejecutivo provincial para darle una solución tanto a los trabajadores/as como a los generadores de puestos laborales”.
Siete meses
Desde SECLA agregaron que estos “casi siete meses de puertas cerradas no hicieron más que ocasionarle una pérdida económica irreparable a los comercios, más allá de los loables programas de asistencia financiera implementados por el gobierno nacional, que fueron útiles en el comienzo de la cuarentena pero imposible de seguir sosteniéndolos a través del paso de las semanas”.
Sobre la epidemia, el gremio cree que “viendo que el nivel de contagios en relación a la cantidad de habitantes, no dista en demasía entre CABA y el conurbano sur y resto del AMBA, exigimos que se tome la decisión de una reapertura con protocolo sanitario como venimos solicitando públicamente desde hace más de 30 días, con el único e imprescindible fin de preservar las fuentes de trabajo de cientos de compañeros/as que desarrollan sus tareas en este importante centro comercial y otros tantas actividades que asisten, proveen y brindan servicios a sus tiendas, comercios y locales que lo conforman”.
“Comprometidos a cuidar y mantener cada uno de los puestos de trabajo de cada empleado/a mercantil, pero también preocupados por el futuro de nuestro país, queremos evitar que la decisión de la empresa Falabella sea un caso testigo para que otras firmas sigan el mismo camino, aunque consideramos que aún se está a tiempo de revertir la situación mediante una firme decisión política al respecto”, finalizó el documento sindical.