Mediante una carta interna a la que accedió una vez más este medio, numerosos empresarios radicados en el Parque Industrial de Quilmes (IQ) que comanda Ignacio Caritero con el aval del titular de la Unión Industrial de Quilmes (UIQ), Horacio Castagnini, volvieron a cuesionar y denunciar los “extraños gastos” que la entidad lleva a cabo.

Y detallan esto:

Concrete $ 497.128,50 (Compra de Hormigón)

No se explicita la cantidad, ni cuanto se pagó el metro cúbico, ni en donde se utilizó.

Sider Group SA $ 394.962,47  (Compra de Materiales)

No se explicita la cantidad, ni cuanto se pagó por cada cosa, ni en donde se utilizó.

Arce $ 385.022 (A cuenta construcción muro perimetral)

No se detalla total del gasto a realizar, ni se da idea de ningún detalle que pueda individualizar la obra.

Indus-electric  $ 20.884,04 (compra de cables)

Que tipo de cables? Para ser utilizados donde o por quien?

De un día para el otro, la administración gastó de un día para el otro $ 1.297.997,01, sin ningún tipo de control, usando los dineros de todos como propios.

¿Qué garantía hay que se contrató al mejor precio? Si no hay indicación de ningún tipo, ni forma de cotejarlo con nada concreto.

Se llamó a varios contratistas para que coticen la obra y presenten presupuestos? O se contrató al amigo de turno?

¿Qué oscuros intereses mueven a la administración a realizar obras sin ningún tipo de detalle?

Los dineros que sirven para afrontar esos gastos pagados por todos, tienen como destino el bien común o la construcción de un galpón del mandamás?

¿Cómo es posible saber a que se destinan esos fondos si no hay nunca una respuesta?

Que triste sería si las autoridades del parque estuvieses usando la plata de todos para ampliar sus propias empresas, no es cierto?