Desde hace semanas, vecinos de Bernal comenzaron a padecer la realización de fiestas clandestinas en un salón que se hace pasar por centro cultural llamado El Broquel. Situación que genera un fuerte malestar en los alrededores de Zapiola al 600, lo que motivó el inicio de un expediente en la Municipalidad denunciando el hecho.

“Una pareja se presentó y me dijeron que iba a comenzar a funcionar en ese salón un Centro Cultural, y que tenían apoyo político. A partir de ese momento, comenzaron clases de bailes y bailantas nocturnas hasta las 3 am, primeramente Viernes y Sábados, luego agregaron los Miércoles, y ahora es todos los días (incluyendo Domingo) y el único día libre por ahora es el Lunes”, explicó uno de los vecinos a este medio.

Según pudieron averiguar los vecinos el lugar carece de habilitación, y detallan que la estructura no permite una salida de emergencia que resista una inspección. Los baños no están en el nivel de la actividad, no hay tratamiento ignífugo ni matafuegos actualizados, entre otras falencias.

Y semana a semana hay más concurrentes, por lo que los residentes del lugar comienzan a cansarse y evalúan realizar una denuncia en la Justicia.