El Departamento de Economía de la Universidad Nacional de Avellaneda realizó un análisis del impacto sobre el salario de la crisis económica del último bienio. Desde la asunción de Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2015, el Salario Mínimo, Vital y Móvil experimentó un descenso muy marcado a causa de las continuas devaluaciones y la alta inflación.
Según el informe de la UNDAV, hubo una merma de casi un 55% en el salario mínimo medido en moneda dura, en cuatro años.
El precio del dólar no es una variable más de la economía. Es determinante del nivel de variación de los precios internos, el ingreso y el empleo.
Cualquier salto del tipo de cambio produce un aumento casi instantáneo en los bienes alimenticios que forman parte de dicha canasta básica, y la población deberá pagar más caro en moneda local los bienes que consuma. En el último año el valor del dólar en Argentina muestra una suba del 62%.
Argentina perdió 9 posiciones en el ranking regional de salarios mínimos en dólares. En cuatro años pasó de la segunda posición a la undécima.
El Salario Mínimo, Vital y Móvil en Argentina experimentó una caída del 55% en los últimos 4 años. Durante el 2019, la profundización de la recesión se gestó como producto de la caída de la demanda interna y de las ventas de las empresas en el mercado doméstico.