Se firmó un convenio para la construcción del nuevo edificio del ISFD Nº 83 y la EEM Nº 2 de San Francisco Solano. Firma que fue rubricada por la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, junto con el gobernador Axel Kicillof; la ministra de Gobierno provincial, Cristina Álvarez Rodríguez, y la directora general de Cultura y Educación bonaerense, Agustina Vila.

“Este es un acto de celebración. El instituto tiene 34 años de historia y nunca había tenido un edificio propio y es una demanda de la comunidad de Solano que ISFD Nº 83 cuente con sus instalaciones para poder brindar una mejor calidad de enseñanza y d educación pública. Esta firma de convenio va a poder garantizar las condiciones para el aprendizaje de los más de dos mil docentes que allí se forman. Además, vamos a realizar una obra de mejora integral en el Piedrabuena, en lo que será un Polo Educativo en Solano. Vamos a seguir trabajando por los vecinos y vecinas de todos los barrios de Quilmes”, afirmó Mayra.

Por su parte, Kicillof señaló: “Esta es una de las 168 obras que se llevan a cabo en Quilmes, algunas terminadas, otras en proceso y otras en proyecto, ya financiadas. No hubo en Quilmes un intendente que haya hecho tanto por la educación como Mayra. Este distrito tenía muy postergada y abandonada la educación, y con el programa Escuelas a la Obra estamos arreglando más de 4 mil edificios en toda la Provincia para que sean seguros”.

“Es un día de mucha alegría. Estamos concretando la reivindicación del instituto con su edificio propio y la puesta en valor de la Media 2. Esto beneficia a la comunidad educativa de las dos instituciones y pone en valor a todo el barrio”, expresó Vila.

El ISFD Nº 83 fue creado hace más de tres décadas en respuesta a la necesidad de acceso a la educación superior de jóvenes y adultos que residían en zonas periféricas del distrito. Actualmente, los profesorados y tecnicaturas de su oferta educativa, que año tras año amplían su convocatoria, se dictan en diferentes locaciones de la zona. En 2020 y 2021 se registró un notorio incremento en la matrícula, lo que puso en evidencia la necesidad de mejorar las condiciones de infraestructura del Instituto para garantizar que este pueda contener a todos sus estudiantes, sin las limitaciones que presentan -en términos de horario o espacio- las locaciones actuales.

En este contexto, surgió la propuesta de construir un nuevo edificio en una zona central de Solano, en una ubicación que tiene alta conectividad de transporte e importancia comercial y social.

El diseño de la obra contempla que en la planta baja se desarrollará la parte más pública, conformándose por un salón de usos múltiples, un comedor y un área administrativa abierta al público para información. Luego, las plantas superiores del edificio contarán con 22 áreas educativas, divididas entre aulas y talleres, una biblioteca, salas de tecnología, áreas administrativas, cocina para personal, sala de profesores, una preceptoría por cada piso, salas de maternidad, sala de salubridad, y una amplia terraza de uso común en el último piso.