Referentes de distintos sectores analizarán cuáles son los problemas que afronta el país para avanzar en la adopción de energías limpias

ENEL Argentina lanzó hoy el proyecto “Hoja de Ruta de Transición Energética en la Argentina”, que busca cuantificar tanto los costos como los beneficios económicos de acelerar la transición energética   en el país.

Claudio Cunha, Country Manager de la compañía, sostuvo que emprender un camino hacia la transición energética “es un gran desafío que requiere inversiones, pero también de políticas públicas que generen incentivos e impulsen el uso de tecnologías más modernas”.

En este sentido, propuso llevar adelante políticas que incentiven uno de los pilares de la transición que es la eficiencia energética, como el recambio de aparatos de aire acondicionado por aquellos con tecnología inverter, que reducen hasta en un 50% el consumo de energía. “Instalar una estructura de recambio de electrodomésticos produciría un impacto de ahorro de energía y además, solo la logística, podría generar 50 mil empleos”, resumió.

Planteó la necesidad de trabajar en la distribución sin dejar de lado que existen problemas sociales que generan que muchos sectores “no tengan acceso a la electricidad o el mismo sea muy precario”.  “El año pasado conectamos en forma segura a 30 mil familias y este año iremos por 60 mil más. Llevar energías a lugares más humildes es darle también más resiliencia a la red”, subrayó.

Bernardo Andrews, CEO de GENNEIA sostuvo en una charla junto a Cunha que “el sector energético es una economía que necesita de capital y planificación”, ya que es un sector los problemas no puede resolverlos una empresa sola. “La regulación y la planificación del Estado induce al privado a hacer inversiones. En esta industria si llegás tres o cuatro años tarde agregas diez años de atraso”, resumió.

Participó también Paulo Farina, ex subsecretario de Energía Eléctrica, quien coincidió en que el Gobierno tiene “un rol excepcional a la hora de definir los incentivos” y destacó la importancia de que cada sector de la cadena eléctrica participe de estos encuentros.

Por su parte, Maurizio Bezzeccheri, responsable para América Latina de ENEL destacó la importancia de llevar adelante estos encuentros que reúnen a los distintos stakeholders, al sostener que “el camino se hace al andar”.

“El verdadero éxito de este trabajo no solo es tener un excelente consultor si no que todas las partes participen y contribuyan para contribuir en el desarrollo del país”, subrayó.

“Hoja de Ruta de Transición Energética en la Argentina”, será llevado adelante por Deloitte y busca ser un relevamiento que contribuya con recomendaciones de políticas públicas que permitan cumplir la Contribución Nacional Determinada (NDC), fijada por el país para el 2030 y alcanzar la carbono neutralidad en el 2050.

La electrificación y el reemplazo por equipos más eficientes, la descarbonización y el uso de paneles solares, así como la movilidad eléctrica y el hidrógeno están dentro de los temas a ser analizados.