Los tres militan en CAMBIEMOS, los tres tienen estilos diferentes, historias bien disímiles pero hoy en día hay un sólo objetivo los une y los tiene juntos: complicarle la gestión al intendente Martiniano Molina como sea. Ellos son, la abogada Mónica Frade, el senador bonaerense, Eduardo ‘Rulo’ Schiavo, y el diputado provincial, Fernando Pérez Gresia

Los tres militan en CAMBIEMOS, los tres tienen estilos diferentes, historias bien disímiles pero hoy en día hay un sólo objetivo los une y los junta: complicarle la gestión al intendente Martiniano Molina como sea. Ellos son, la abogada local, Mónica Frade, el senador bonaerense, Eduardo ‘Rulo’ Schiavo, y el diputado provincial, Fernando Pérez Gresia.
Empezando por los más veteranos, y haciendo un poco de historia, el trío está conformado por Mónica Frade, una abogada quilmeña que supo estar cerca de una izquierda ligada a los Derechos Humanos, mostrándose por momentos progresista, pero siempre contraponiéndolo con su enojo con sectores de la polìtica y de la prensa que no decían ni interpretaban lo que ella quería escuchar. Denunciadora serial, pocas veces -hasta ahora- pudo cimentar en hechos lo que llevó a la Justicia. Ni siquiera con su archienemigo Sergio Villordo, quien a pesar de contar con varias presentaciones judiciales en su contra, con allanamientos incluidos, aún ni siquiera está procesado en ninguna de las causas que presentó contra el ex Intendente. Hoy de la mano de la mediática ´’Lilita Carrió’, está nombrada en la Cámara de Diputados de Nación con un sueldo de casi 100 mil pesos, cumpliendo su servicio ‘político’ en el Conurbano, e intentando -sin éxito- adiestrar dirigentes, sobre todo, de su propio espacio (PRO-UCR y COALICION CIVICA). Varios aún recuerdan que se apropió de la sede del Partido Socialista, donde dejaron debiendo tasas municipales por más de 20 años. En privado, Frade siempre criticó muy duramente al padre de su actual ‘amigo’ Fernando, Carlos Pérez Gresia, por la escandalosa privatización de Servicios Sanitarios a manos de Aguas Argentinas, en aquel entonces, cuando Pérez Gresia padre era concejal y uno de los principales voceros de ese traspaso; con el ‘Rulo’ Schiavo hizo lo propio: lo tildó de saltar del montonerismo al menemismo casi sin escalas, recalando hoy en CAMBIEMOS, sector que lo encuentran juntos. Si bien la Izquierda no extraña a Frade, su nueva posición reaccionaria nunca llamó la atención de quienes la conocen. Detesta a gente cercana a Molina, a quien promete denunciar…
El trinomio además lo integra Eduardo ‘Rulo’ Schiavo, hábil, inteligente, otrora gran operador de bares, actualmente senador bonaerense de CAMBIEMOS, cargo que, antes de la jubilación, le debe agradecer de por vida a su ‘papa político’, el multimillonario ex intendente quilmeño, Federico Scarabino, hoy jugando al ajedrez a veces en tándem con dirigentes macristas desde la enorme biblioteca que posee en su mansión del Country Abril, y agradeciéndole a la Argentina tener la pobrísima Justicia que posee. Schiavo, con la tranquilidad de estar super hecho, también tiene tiempo para pensar. Es el cerebro del grupo, analiza las jugadas y tiene brazos ejecutores mucho más mediáticos y de alto perfil. Odia a Molina quizás mucho más que sus actuales socios..
El último jugador de este trío es Fernando Pérez Gresia, un animalito político que no para. Ambicioso, sanguíneo, aprendió el oficio de su padre, Carlos, que luego del exilio y de pasar por el maoísmo, se convirtió al regreso en un clásico dirigente radical de La Florida que llegó a senador provincial y que despué, gracias a ello, Fernando ocupó su primera banca en la Cámara Baja, cargo que reeligió el año pasado, no sin antes coquetear con otros sectores, como hoy lo hace. En lo local, fue integrante activo del Gobierno de Martiniano Molina como Secretario de Gobierno, sin embargo en los últimos días -muchos dicen a destiempo- salió a fustigar duramente sobre el Jefe Comunal. El timming le jugó una mala pasada: en la intimidad dicen que la no renovación de varios contratos de su sector,camuflados en la gestión municipal, le disparó la ira.
Los tres CAMBIEMOS, Frade, Schiavo y Molina, son parte de lo que la política Molinista deberá enfrentarse también, más allá de lo que haya enfrente, ya sea en el PJ o en cualquier otro sector. Sus enemigos íntimos, esos que no te ayudan para ganar, pero podrìan ayudarte a perder.