Con ribetes extraños, apareció muerto en su casa de Quilmes Oeste, Patricio Vitale, el controvertido inspector municipal que denunció mediàticamente al sindicalista de la UOM, Juan Carlos Chumen, aunque en la causa no hay ningún detalle que lo tenga como el artífice de la misma. La Policía en sus primeros análisis señaló que se trató de un suicidio, y aseguran que en horas estará el resultado definitvo.
Anoche declararon los hijos, y estaba presente la mediática abogada Mónica Frade, quien había sido patrocinante en la denuncia contra Chumen, aunque -aún no se sabe por qué causa- no había incluido al inspector municipal en esa denuncia.
Vitale le envió un mensaje a su novia diciéndole que se acerque a su casa, cuando llegó ya estaba muerto.
Lo encontraron aproximadamente a las 20 horas del domingo en su domicilio de la calle Lavalleja en Quilmes Oeste. Vivía con su hija Florencia. Al momento del hallazgo y tenía una bolsa en la cabeza y habrían hallado un gas cerca de su mano. Habría una carta de su puño y letra que afianzaría aún más la hipótesis del suicidio, ya que además no había ventanas o puertas forzadas, y su hijo estaba en la habitación contigüa al momento del desenlace.