En las manzanas céntricas de Quilmes y por un trabajo en común entre la Dirección de Reciclado del ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el municipio, se puso en funcionamiento a partir de marzo de este año una experiencia de reciclado con inclusión. Cartoneros y promotoras ambientales recorren día a día hogares, comercios y edificios ubicados entre las calles Guido, Alberdi, Mitre y las vías concretando un trabajo de separación en origen y recolección diferenciada. Una iniciativa relacionada con el Trabajo, que apunta a eliminar paulatinamente la Tracción a Sangre, una vieja problemática de la ciudad.

A nivel local, el programa articula con la subsecretaria de medioambiente a cargo de Alejandro Licen. Se trata de que los vecinos de la zona separen la basura reciclable y recuperable para reingresarla al sistema productivo como materia prima. “Es un esquema de recolección de basura diferenciado y complementario del clásico con bolsita y camiones. Favorece a lo que se conoce como economía circular. Está también articulado con los Eco Puntos municipales. Más reciclado es menos gasto municipal en entierro en el CEAMSE” explica Miccol Seccaspina, coordinadora general del sistema por parte del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) que organiza a los cartoneros.

La iniciativa forma parte del programa “Quilmes Limpio” cuyos ingresos básicos están garantizados por el programa Potenciar Trabajo a instancias de la Dirección de Reciclado del MDSN, a cargo de la también cartonera María Castillo. “Las condiciones de las trabajadoras y trabajadores de la economía popular mejoraron a partir de esta propuesta que avanza en la formalización” explica por su parte Vanesa Gómez, una de las cartoneras que trabaja en el sistema. “El trabajo de recolección no se hace más en carro y caballo sino que se usan carros manuales, siguiendo un mapeo previo y luego de la recolección casa por casa se traslada el material en camión. También contamos con fajas, bolsones, guantes, ropa, barbijos específicos para nuestra tarea” agrega la coordinadora que informa que en total se reciclan actualmente unas 50 toneladas al mes.

“Tal y como establece la ordenanza que prohíbe la tracción a sangre, el programa es la primera respuesta concreta para que los cartoneros vayan dejando los caballos sin perder la posibilidad de trabajar de los que saben hacer que es el reciclado. El cuidado del trabajo, el cuidado del medioambiente y también de los derechos de los animales son objetivos fijados por nuestra intendenta Mayra Mendoza. Y con este programa se están garantizando” explicó al respecto Ezequiel Arauz, subsecretario de Economía Popular de Quilmes.