Durante el sábado por la noche y domingo por la madrugada se lograron desarticular cuatro fiestas clandestinas que se estaban desarrollando en diferentes puntos del distrito. La tarea la llevó adelante personal de la Agencia de Fiscalización y Control Comunal (AFyCC), a cargo de Alejandra Cordeiro, y el subsecrertario Federico Arroyo; la Secretaría de Seguridad y Ordenamiento Urbano, al mando de Gaspar De Stéfano, a través del titular de la Subsecretaría de Coordinación Operativa de Seguridad, Diego Feustel, y la Policía de la provincia de Buenos Aires.

El trabajo se dio de manera articulada entre las citadas secretarías del Municipio, personal de Tránsito y policías de las comisarías 5ª,  9ª y el apoyo del Comando de Patrullas local.

Una de las fiestas clandestinas desarticuladas, en la que se realizó decomiso de equipos de audio, fue en una casa de ubicada en calle Craviotto al 3200, de Quilmes Oeste. De la misma se tomó conocimiento a través de los canales telefónicos que la AFyCC puso a disposición para dichas denuncias. Asimismo a la llegada de los agentes se encontraba sin concurrentes dado que la Policía de comisaria Quilmes 9ª ya los había dispersado.

Otra de las fiestas clandestinas desbaratadas fue en un domicilio ubicado en calle Liniers al 4900, de Bernal Oeste, donde se decomisaron bebidas alcohólicas y equipos de sonido. La misma había sido promocionada vía redes sociales.

También se desarticuló otra fiesta clandestina en la calle Pellegrini al 4200, de Quilmes Oeste, donde se tomó nota de la misma por denuncias vecinales.

En tanto, otra de las denuncias recibidas daba nota de posible fiesta clandestina en calle 331 bis 1400, de Quilmes Oeste. A la llegada de las autoridades se encontraron con que en el lugar se estaba desarrollando una posible fiesta clandestina por lo que se les pidió a los concurrentes que desistan de seguir con la misma a lo que inmediatamente comenzaron a salir de dicha vivienda.

A su vez, se recibió una denuncia por una posible fiesta clandestina en una casa ubicada en la avenida República de Francia al 2200, de Ezpeleta Oeste, pero a la llegada al lugar se constató que era una reunión familiar en la que solo había ocho personas. De igual manera, se les solicitó que bajaran el volumen de la música por las quejas recibidas.

Ya finalizando la jornada, los agentes concurrieron a un domicilio en la zona de las calles Madame Curie e Islas Malvinas, pero no se verifico ningún tipo de fiesta ni música a alto volumen.