A través del Ministerio de Hábitat y Desarrollo Urbano que conduce Agustín Simone, la Provincia invertirá más de $2.770 millones para finalizar las obras del barrio Kennedy.

La gestión de Axel Kicillof continúa con la política pública de finalizar obras que quedaron paralizadas en todo el territorio bonaerense y realizará una inversión millonaria en el barrio Kennedy de Berazategui. El monto destinado para reactivar la edificación de 300 viviendas supera los $2.770 millones.

En este caso, se trata de un barrio emblemático que estaba prácticamente finalizado y que fue abandonado durante la gestión anterior. A partir de esa situación, sufrió serios destrozos, saqueos y hasta un intento de toma en 2018.

El ministro Simone expresó: "Convertimos en política de Estado la decisión de garantizar el acceso a la vivienda y al hábitat para los y las bonaerenses. Por eso, no sólo reactivamos la enorme cantidad de obras que encontramos abandonadas, sino que, además, estamos poniendo en marcha nuevos proyectos en todo el territorio".

El titular de la cartera provincial detalló, además, que, para evitar la paralización de las obras, el valor de la licitación está establecido en UVIs, lo que permite la actualización automática de los montos.

La obra incluirá la terminación total de la edificación, la infraestructura y el equipamiento para todo el barrio. Entre los trabajos a realizar, se construirán vereda y cercos y se forestará el complejo. También se desarrollarán las redes de gas, agua potable, cloacas y desagües pluviales. Asimismo, se colocará el alumbrado público y una red de media y baja tensión. La zona contará, además, con una planta de tratamiento cloacal.

La apertura de sobres se realizará el próximo martes 12 de abril a las 12:00 hs. en el Salón Auditorio del Organismo Provincial de Integración Social y Urbana de la Provincia de Buenos Aires (OPISU), sito en calle 47 N° 529 entre 5 y 6, de la Ciudad de La Plata.

La obra se suma al proyecto próximo a licitarse para la relocalización de 120 familias del barrio 3 de junio, de la localidad de Plátanos. Con una inversión superior a los $1.400 millones, a ser financiados por el Banco Mundial, la política prevé la reubicación de las familias que actualmente viven a la vera del arroyo Las Conchitas, bajo líneas de alta tensión eléctrica. La iniciativa incluye la construcción de nuevas viviendas y los servicios de infraestructura.

Asimismo, en una segunda etapa a desarrollarse en un terreno aledaño, se contempla la construcción de otras 239 viviendas más, locales comerciales y espacios comunitarios. Junto a este proyecto se licitará la construcción de un parque público ribereño, para completar la transformación de la zona liberada por las relocalizaciones. Esta inversión también será financiada por el Banco Mundial.